viernes, 28 de noviembre de 2014

pedido y difusión

este post tiene varias razones de ser: 

en primer lugar, estoy escribiendo una nota acerca del uso de marihuana para el dolor de la fibromialgia. mi idea es enviarla a la revista THC. no tengo idea si me la publicarán, pero si no lo hacen, voy a seguir intentando enviarla a otros medios. 

bueno, la cuestión es que necesito experiencias de más personas para incluir (obvio, de forma anónima) que sufran de fibromialgia. tod@s l@s que hayan probado, si pueden, cuentenme.

las cosas que más me interesa saber: si habían probado antes o no, si saben qué variedad(es) usaron, si saben si fue tratada con pesticidas, si la fumaron (con seda o en pipa?) o la comieron (cómo?) o la vaporizaron. qué efecto les hizo (en cuanto al dolor, efectos secundarios). si usan frecuentemente o no, si consideran que les sirvió o no.
también me interesa saber, en el caso de l@s que fumaron, si tenían algún prejuicio que les haya costado vencer sobre el tema.

y l@s que NO probaron, quisiera saber si fue porque no quisieron (y por qué) o si fue porque no consiguieron o porque no confían en que sea de buena calidad...
bueno, cualquier info que me puedan dar me sirve, pueden comentar x acá o mandarme mail a pequenia.alesita (a) gmail.com. recuerden que ES ANÓNIMO así que no tengan vergüenza.


en segundo lugar, les comento que el martes que viene, con otras chicas pacientes de fibro vamos a ser entrevistadas en la radio. más adelante les cuento bien qué radio y a qué hora xP


por último lugar le quería dar difusión a una carta que leí recién mientras buscaba información. es una carta que dejó fabián, un chico español de 28 años que sufría de fibromialgia, antes de quitarse la vida. es triste pero creo que sirve para que se comprenda hasta qué punto puede llegar esta enfermedad y la incomprensión con la que algunas personas se encuentran...




Si a lo largo de esta carta me repito o digo incoherencias, comprended que mi estado mental no es muy lúcido sabiendo que dentro de unas horas habré dejado de existir.

Ya no soporto más este dolor tan terrible a diario, no le veo sentido a seguir sufriendo más este tormento.

Son ya tres años y medio de dolor, impotencia, incomprensión, rabia, frustración y así una larga lista de sensaciones.

He luchado lo imposible por curarme, me he recorrido España retorciéndome de dolor a base de Nolotiles para nada, un montón de veces hasta lo ridículo.

Me he sentido incomprendido miles de veces a lo largo de este tiempo. Papá y mamá para vosotros sólo tengo agradecimiento.

En estas circunstancias es cuando descubres la calidad humana de las personas, la solidaridad y el compromiso. A lo largo de mi enfermedad he tenido gratas sorpresas con muchas personas que se han preocupado y han mostrado interés a pesar que yo ya no era Fabi si no un sucedáneo. Mis tías y mis tíos, mis primas y mis padres han estado ahí. No así otras personas que van de solidarias por la vida, de buena gente comprometida y luego con el que tienen al lado, con alguien que siempre ha estado ahí cuando lo necesitaban ni siquiera han mostrado algo de interés, no han movido ni un dedo. No voy a decir nombres porque no quiero sonrojar a ninguno, cada uno supongo que se sentirá aludido.

Yo siempre tuve claro desde que descubrí que padecía esta enfermedad y me advirtieron de que no tenía cura que probaría lo habido y por haber pero que bajo ningún concepto me iba a pegar así toda mi VIDA, levantándome sólo para retorcerme de dolor sin ningún tipo de esperanza de curación. Sólo lo soportaría mientras pensara que hay la posibilidad de curarme.

Esta enfermedad no te mata, te destruye, acaba contigo como persona, físicamente primero y psicológicamente después. Te rompe tus ilusiones, roba la seguridad en ti mismo, fusila tus ambiciones, tu amor propio y finalmente acaba con tu dignidad.

Conmigo no va a pasar. La dignidad a mi no me la quita nadie.

Sé que mucha gente define mi decisión como la decisión de los cobardes. Bien, diré tres cosas al respecto:

1º para mi cobarde es una persona que desea morir por su situación y no se atreve a dar el paso.

2º En mi opinión yo no me he suicidado, HE MUERTO DE FIBROMIALGIA.

3º Hay que echarle unos cojones que te cagas, que ya llevo dos días con las piernas temblando.

Me duele perderme tantas cosas y el daño que sé que voy a causar pero no tengo otra salida. No veré al Barca ganar el triplete, no sabré como acaba la serie Perdidos y no sabré al final si Espinete era gay o no. Pero es lo que hay.

Me podría pegar horas escribiendo, pero tampoco es cuestión de escribir la tercera parte de "Los Pilares de la Tierra".

Sólo recordar que ésta es la elección de la dignidad. La vida es irónicamente trágica, ahora que había descubierto mi vocación y por dónde encaminar mi vida, ésta no me lo permite.

Sed fuertes y seguid adelante papá y mamá, hacerlo por mí. No sé dónde voy, pero no temo al infierno pues ya he estado allí.

Me despido mirando fijamente la foto del Che que tengo enfrente de mi cama y recordando una de sus más célebres frases: "PREFIERO MORIR QUE VIVIR SIEMPRE ARRODILLADO".

El pañuelo del Che rojo en mi tumba conmigo hasta la eternidad.

Que así sea.

domingo, 16 de noviembre de 2014

sobre la fibromialgia, nuestra personalidad y nuestro estilo de vida

escribo esto como consecuencia de muchas cosas que estuve pensando y hablando últimamente.

a medida que voy conociendo más y más personas que sufren de fibromialgia, estoy llegando a algunas conclusiones, acerca de quiénes somos, y por qué nos enfermamos.
no pretendo llegar a una conclusión simple, porque sé que NO LA HAY. las causas por las que nos enfermamos son múltiples, son complejas, y tal vez en buena medida dependan mucho del azar. pero sí es innegable que algunos factores nos predisponen.

evidentemente hay algo genético que nos hace más susceptibles. en los foros en los que participé me ocupé de armar encuestas: ¿hay en la familia algún caso más de fibromialgia, de autoinmunes, de trastornos del desarrollo (autismo, discapacidades mentales), enfermedades psiquiátricas, desórdenes mitocondriales? son todas enfermedades que parecen darse frecuentemente en la familia de pacientes de fibromialgia (a veces, en el mismo paciente). evidentemente hay una causa común, probablemente genética. 
pero la genética sola no alcanza. hay estudios hechos en gemelos idénticos que lo demuestran (si sólo hubiese factores genéticos, no podría suceder que un gemelo tuviera fibromialgia y el otro no; ambos la desarrollarían. sin embargo, sucede. cuando un gemelo tiene fibromialgia es relativamente probable que el otro la desarrolle, pero no es seguro. eso significa que HAY predisposición genética, pero también es muy importante un detonante ambiental). el estudio agrega que otro factor importante es la acumulación de toxinas en el cuerpo y en algunos casos, el haber sufrido infecciones anteriormente.

queda claro que casi siempre algún tipo de estrés detona los síntomas: estrés mental (crónico, como el que nos genera nuestro trabajo, o agudo, como una muerte de un ser querido), o físico (accidentes, infecciones, intoxicación). pero una vez que empieza, se perpetúa. puede mejorar, empeorar, a veces podemos relacionar estos cambios con algo, otras veces no (por eso siempre digo que es MUY importante llevar alguna clase de registro de qué comemos, qué hacemos, etc...)


algo que puedo ver muy seguido entre quienes nos enfermamos es que hemos negado nuestras necesidades por mucho tiempo. veo mucho perfeccionismo, autoexigencia, veo además la necesidad de seguir rindiendo al máximo aunque estemos enferm@s, y una gran culpabilidad por no poder lograrlo.
lo que más leo, sobre todo en quienes recién son diagnosticad@s, es "me siento mal porque no puedo trabajar 12 horas todos los días como antes", "los demás siempre dependieron de mí como responsable y los estoy defraudando", "mis notas bajaron", "me siento culpable por no poder trabajar y cuidar a mis hijos y hacer las cosas de la casa"...  
en lugar de enfocar nuestros pensamientos en nosotr@s, en que nosotras nos sentimos mal, nos duele, nos pesa el cuerpo, POR NOSOTR@S MISMAS, lo primero que surge es la necesidad de volver a estar bien para volver a hacer mil cosas a la vez como antes.

Y NO. la fibromialgia nos demuestra, por fin, que tenemos un límite. que somos seres humanos, con cuerpos y mentes que necesitan descanso. finalmente encontramos un tope, y nos cuesta horrores aceptarlo. sobre todo porque a veces esta tendencia a asumir TODAS las responsabilidades, a no tener límite, es lo que nos ha definido la mayor parte de nuestras vidas.





algunos casos que escuché últimamente (obvio, anónimos):

"soy deportista profesional, y lo que tiene el deporte es que NO HAY LIMITE. siempre podés correr más rápido, llegar más alto, encontrar una nueva meta. el deporte te exige que rompas tus propios límites constantemente. y hoy podés ser el mejor, pero después aparece otro. y si te quedás atrás, perdés sponsors"

"tengo dos trabajos y una banda. en el trabajo siempre fui la que se hacía cargo de todo, mis compañeros venían a preguntarme cuando no sabían qué hacer. siempre me definí así, como la responsable del grupo, y ahora siento que estoy defraudando a todo el mundo. termino de trabajar y no tengo energía para practicar con la banda y ellos no lo entienden mucho tampoco. el gran problema es que yo me siento mal porque yo no soy así. yo nunca freno"

"vengo trabajando en la facultad hace tiempo mientras estudio. a pesar de haber tenido problemas de salud hice la carrera en tiempo y forma con promedio superior al histórico, me recibí con una tesis de licenciatura que mi jurado definió como "casi una tesis doctoral". finalmente conseguí mi beca para hacer el doctorado, pero en seguida empecé a sentir que la presión era demasiada. empecé a pensar que tenía que conseguir resultados y publicar papers YA, porque si no, al terminar el doctorado [para lo cual me faltaban 5 años aún] no iba a conseguir una beca post doctoral. a eso se le sumaron tensiones en mi grupo de trabajo, todo me fue desgastando. eventualmente empecé a cansarme cada vez más, mi rendimiento laboral se fue al tacho, y aunque estoy diagnosticada me siento culpable de no poder ir a trabajar todos los días como antes. para peor, siento que algunos de mis compañeros me tienen bronca por eso, y sé que hubo cuestionamientos en mi grupo de trabajo, lo cual me genera más estrés y empeora todo"
(este último testimonio puede ser mío, no sé, piensenlo)

"tengo dos hijos, trabajo y me ocupo de las cosas de la casa. mi marido tuvo que empezar a ayudarme porque no podía hacer todo. no sé cuánto tiempo me va a seguir aguantando. además una de las nenas es chica y no entiende por qué no puedo hacerle upa, o jugar como otras mamás con sus hijos. tampoco puedo bajar mi ritmo de trabajo porque no me creen."


todos estos casos tienen mucho en común. lo primero en lo que pensamos es en los demás, o bien en nosotr@s pero desde el punto de vista del "deber". no cuestionamos el hecho de que estuvimos asumiendo responsabilidades excesivas (tener dos trabajos y ser la principal responsable en ambos y además tener una banda, trabajar, cuidar hijos y además ocuparse exclusivamente de la casa [convengamos en que es muy común, aunque estemos en pareja, y si nuestra pareja tiene que lavar los platos un día decimos "pobrecito"... si ambos trabajan, el hombre debería aportar al trabajo doméstico y al cuidado de los hijos, no podemos hacer todo solas!!!], pretender resultados sobresalientes en el trabajo cuando incluso no dependen de nuestro esfuerzo (y, peor aún, estar con las miras puestas a que cualquier error puede llevarnos al fracaso en el futuro, como en mi caso), o directamente, tener un trabajo que nos obliga a negar nuestros propios límites (como en el primer caso). 





esta sociedad valora excesivamente el éxito (en lo laboral, en lo académico). cuando en el fondo, la vida va pasando y nosotr@s nos enfocamos en la excelencia, la productividad, y dejamos de vivir nuestras vidas. siempre recuerdo algo que me dijo mi abuela, que tiene casi 90 años, hace un tiempo... "el tiempo pasa y cuando sos viejo te diste cuenta que te mataste trabajando, y al final, podrías haberte roto menos el alma y disfrutado un poco más de todo ese tiempo". 

no vamos a negar que hay gente que matandose en el trabajo apenas llega a lo que necesita para sobrevivir... pero no estoy hablando de eso. en muchos de estos casos, la cosa va más allá. podríamos haber conservado nuestros trabajos sin exigirnos ser l@s mejores. o delegando parte de las responsabilidades domésticas en nuestras parejas. podríamos haber aprendido a decir NO cuando se nos pidió más de lo que podíamos dar. y la fibromialgia es la forma que tuvo nuestro cuerpo de obligarnos a reconocer nuestros límites.




cada vez escucho más seguido que "la fibromialgia viene en aumento", todo esto culpando a la contaminación, a las toxinas, a la comida chatarra.
puede ser que en parte tenga que ver con eso. pero en el pasado también existían toxinas por todos lados, nos exponíamos a muchas cosas que no sabíamos que eran insalubres (por ejemplo, en los laboratorios donde yo trabajé, antes se usaban indiscriminadamente y sin ninguna clase de resguardo sustancias muy tóxicas que ahora se reemplazaron por otras más inocuas, y en los alimentos que consumimos pasa lo mismo)...
pero algo a lo que tal vez no le damos tanta bola es al estrés. piensenlo. de cincuenta años a la fecha, la mujer cada vez pudo abrirse más camino en el mundo laboral, pero en general esto no vino acompañado de delegar responsabilidades, sino que se sumó trabajo a las responsabilidades que ya tenía. en lugar de decir "en la pareja ambos trabajamos, por lo tanto repartamonos las tareas domésticas y el cuidado de los hijos", ahora trabajamos Y arreglamos la casa Y cocinamos Y cuidamos a los chicos. todo esto sumado a que la mayoría necesitamos hacerlo TODO BIEN. ser la mejor madre, la trabajadora sobresaliente, la mejor amante, estar flacas, lindas, siempre arregladas, no transpirar, y si te duele la cabeza será porque te vino y te tomás un ibuevanol.





miren un par de publicidades y diganme si no. la mujer es la que limpia, la que cocina (y como si fuera poco, te dicen "con el producto X ahora hacés todo más rápido y tenés tiempo de pintarte las uñas"), la que cuida a los chicos y los alimenta y se ocupa de que coman yogur en lugar de porquerías, la que trabaja todo el día y aún asi no transpira gracias al antitranspirante X que además te blanquea las axilas, y aunque te mates no te duele la cabeza porque tomás ibuprofeno ni estás cansada porque tomás un recontrasupermultivitamínico, y por supuesto, la que siempre está flaca porque en lugar de comer banana con dulce de leche se come postrecitos light. y no olvidemos lo de estar maquilladas hasta cuando dormimos, no sea cosa de que en el medio de la noche tengamos ganas de salir de levante.

con el hombre pasa algo parecido, aunque se focaliza principalmente en el ámbito laboral. hay una creencia generalizada de que siempre está bien empujar los límites, ir por lo máximo, ser el mejor cueste lo que cueste. lo que importa es ser un ganador, y si no conseguís lo máximo, automáticamente sos un perdedor. esto es muy típico de la película yankee, donde el tipo que no puede cambiar su auto todos los años se siente disminuido, poco hombre, un "loser". y el ganador es el que tiene un puesto más alto, mucha guita, el auto más moderno, la computadora que recién salió y el celular con más giladas. no importa cómo llegás ahí, no importa qué pasa con el resto de tu vida. tenés que ser el mejor, cueste lo que cueste. y si de paso vas al gimnasio, sos pintón y tenés levante, mucho mejor.




NO NOS PERDONAMOS SER HUMANOS. no nos permitimos necesitar descanso.

y claro, una vez que acostumbramos al mundo a que somos así, nos enfermamos y los demás dicen "¿qué te pasó? vos que eras tan responsable..."
y ahora, vemos reflejada nuestra propia autoexigencia en los demás. y tanto los acostumbramos, que ni ellos se dan cuenta de que nos exigen más de lo que es humanamente posible. y eso empeora la culpa y el estrés y por ende, nos sentimos cada vez peor.





la verdad es que la fibromialgia no nos va a dejar volver a ser l@s mism@s. y quiero aclarar que esto no es una frase pesimista. la fibromialgia nos da la oportunidad de aprender a reconocer los límites que vivimos negando. en ese sentido, es genial que no volvamos a ser como antes. estuvimos silenciando a nuestro cuerpo por mucho tiempo, estuvimos negando nuestras necesidades...




y sí, al principio el mundo se enoja, porque ya no tomamos todo sobre nuestros hombros y porque ya no pueden delegarnos o exigirnos tanto como antes. porque aprendimos a escucharnos. bueno, QUE SE JODAN.


a veces elegir no hacer algo es una virtud.


creo que aprender a escucharnos nos puede ayudar a ser mejores, y no a ser mejores en el sentido de "rendir más", sino a darnos cuenta de que la vida es limitada, es una sola, y no tiene sentido gastarse en algo que no hace a nuestra felicidad. piensenlo. cuando tengan 90 años, ¿quieren terminar diciendo lo mismo que me dijo mi abuela? ¿o quieren terminar diciendo "la verdad, lo aproveché"?




este es el momento de tomar esa decisión.

lo más importante del tratamiento, creo que mucho más importante que cualquier pastilla, es hacer CAMBIOS DE HÁBITOS, darnos tiempo, aprender técnicas de relajación, hacer terapia y sacarnos toda la mierda que tengamos adentro, aprender a tolerar las frustraciones, a conocer nuestros límites, A HACERLOS RESPETAR, a decir NO a lo que no queremos, y SI a lo que sí queremos.

obvio, sería mucho más fácil encontrar la solución milagrosa que much@s siguen buscando para poder volver a la rutina. encontrar una pastillita mágica requeriría menos esfuerzo que un cambio radical en nuestro estilo de vida.

pensemos si vale la pena.
porque les puedo asegurar que un cambio de mentalidad ayuda a sentirse mejor. dejar ir la autoexigencia, aprender que nos debemos un descanso, que ya no podemos exigirnos tanto... ya solamente eso es sacarnos un GRAN peso de encima.

beso a tod@s

domingo, 9 de noviembre de 2014

hiperprolactinemia y autoinmunes / fibromialgia: lo que hay que saber

hace mucho que no posteo nada acá... hoy me mueve algo que me da bastante bronca y tristeza. pero no por nada decidí escribir este blog. quiero que ciertas cosas dejen de pasar, y la mejor forma de hacerlo es que tod@s estemos informad@s.

desde que empecé a escribir acá y a seguir algunos grupos de facebook sobre enfermedades autoinmunes, conocí bastante gente. mayormente mujeres, ya que sabemos que las autoinmunes nos afectan preferencialmente a nosotras... muchas que comparten muchas cosas conmigo. veo muchos patrones comunes en nuestra psicología, en nuestras historias de vida, y creo que tarde o temprano también terminamos siendo personas bastante fuertes (bueno, a cualquiera que le toque enfermarse con algo feo, y crónico, la mejor opción que le queda es sobrellevarlo con pilas y no dejarse caer, ¿no?)... y eso me llevó a encariñarme, a interesarme por las historias, y también, por qué no, a sufrir o enojarme cuando veo casos de desidia o maltrato. en este sentido yo tuve suerte. sí, al principio hubo quien no me creyó o no me dio bola, pero teniendo un médico como suegro, y un background científico, siempre pude acceder a la información que necesité, y lograr un diagnóstico rápido y preciso. no todo el mundo tiene esa suerte.

dos chicas que conocí (cuya identidad reservo, por supuesto) me sorprendieron por compartir ambas el diagnóstico de artritis reumatoide (en uno de los casos, bastante tardío) y por haber tenido un tumor en la hipófisis llamado "prolactinoma" (en breve les cuento qué es). la cuestión es que, al menos en uno de los casos, los médicos juraron y recontra juraron que no había conexión alguna entre el prolactinoma y la artritis. y en este caso, como el tumor era benigno, lo dejaron ser.


un prolactinoma es, básicamente, un tumor que produce una hormona llamada prolactina. esta hormona es la que permite que las madres recientes produzcan leche. cuando hay un prolactinoma, la mujer (u hombre, porque también puede afectarlos) genera leche aunque no haya estado embarazada en forma reciente, puede tener disminución del deseo sexual / impotencia, agrandamiento de las mamas (en hombres también), falta de ovulación, amenorrea o menstruación irregular (en hombres no!! jaja), infertilidad, dolor de cabeza, cambios en la visión, entre otros.




se diagnostica por análisis de sangre (niveles de prolactina, que requiere una preparación especial porque hay que levantarse dos horas antes y hacer reposo antes de la extracción, esto es MUY importante para que salga bien), hormonas tiroideas, y niveles de testosterona en hombres. luego se hace resonancia o tomografía para detectar si hay un tumor. 
hay otras razones por las cuales puede aumentar la prolactina, como por ejemplo, un efecto secundario de algunos medicamentos (principalmente medicación psiquiátrica, para dormir, para la presión o estrógenos), estrés, problemas de sueño, hipotiroidismo, problemas renales, alguna clase de trauma en el pecho o en la pituitaria, algunos casos de ovario poliquístico, en algunos casos de convulsiones (causadas o no por epilepsia), y también en casos de desregulación hormonal. y, por supuesto, durante la lactancia, lo cual es normal.






lo importante de todo esto, es que suena un poco raro conocer dos personas tengan AR y prolactinoma si no estuviesen conectados de alguna forma.
me tomó CINCO SEGUNDOS en google encontrar la conexión.

en un paper del 2007 (hyperprolactinemia and autoimmune diseases, de orbach y schoenfeld) ya en el resumen concluyen que "la prolactina tiene un efecto estimulador del sistema inmune y por lo tanto favorece la autoinmunidad." cuenta que la prolactina impide que los glóbulos blancos que atacan nuestro propio cuerpo sean eliminados, y al contrario, los hace proliferar y producir anticuerpos que intensifican el ataque. termina con la frase "la hiperprolactinemia se ha observado en enfermedades autoinmunes organo-específicas o generalizadas, como lupus, AR, síndrome de sjögren, tiroiditis de hashimoto y esclerosis múltiple".

otro paper de orbach del año 2011 extiende la lista de enfermedades autoinmunes, incluyendo psoriasis, esclerodermia, hepatitis C, enfermedad de beçhet, cardiomiopatía periparto y enfermedad celíaca.


¿qué significa esto?
que no se puede esperar que una enfermedad autoinmune mejore a menos que se logren bajar los niveles de prolactina. si un paciente está lleno de una hormona que constantemente activa su sistema inmune, no sólo se empeora la enfermedad que ya tiene, sino que aumentan las probabilidades de desarrollar otras. mientras tanto, el médico llena a la persona de medicación en dosis altísimas, sin obtener resultados.




en el caso de la fibromialgia, hay estudios anteriores que dicen que la hiperprolactinemia puede aumentar QUINCE VECES el riesgo de desarrollar la enfermedad con respecto a las mujeres que no tienen problemas en sus niveles de prolactina (buskila et al 1993, white et al 2001).


¿qué se hace si hay hiperprolactinemia?
existen medicaciones específicas para bajar los niveles de prolactina. esto tienen que consultarlo bien con el médico.

por otro lado, hay ciertos cambios que se pueden hacer en el estilo de vida y la dieta para acercar a los niveles de prolactina a la normalidad (aunque en el caso de un prolactinoma, sería bastante difícil conseguirlo sin medicación... pero esto puede ayudar)
  • dormir bien: tener una buena calidad de sueño y una cantidad adecuada de horas ayuda a que los niveles de prolactina se mantengan normales.
  • incrementar el consumo de vitamina E: esta vitamina es antioxidante, y además de los suplementos, se encuentra en aceite de oliva y otros aceites vegetales, aceites de pescado (o carne de pescados azules), frutos secos y semillas, y vegetales de hoja verde.
  • incrementar el consumo de vitamina B6: además de los suplementos, se encuentra en semillas de girasol, pistachos, pescados azules, pollo, cortes magros de carne roja, bananas, paltas y espinaca.
  • incrementar el consumo de zinc: esto se puede lograr mediante suplementos, pero hay comidas ricas en zinc. las semillas de zapallo, carnes rojas magras, pollo, ostras, porotos, nueces, granos integrales y lácteos.
  • aumentar nuestra producción de dopamina: la dopamina, hormona asociada al placer, afecta la producción de dopamina. se produce en mayor cantidad con un consumo adecuado de tirosina (un aminoácido presente en la leche, el pescado y el chocolate con buen contenido de cacao), evitando cualquier comportamiento compulsivo (adicciones, incluyendo el cigarrillo, consumo excesivo y regular de alcohol), evitar comida chatarra en exceso, aumentar el consumo de antioxidantes, hacer ejercicio y reir, pasarla bien.

existen además ciertas hierbas que pueden ayudar a bajar los niveles de prolactina, pero esto también deberían consultarlo con un médico.

es decir: mujeres y hombres con autoinmunes, especialmente si tienen los síntomas que mencionaba, haganse chequeos hormonales, y no crean ciegamente en lo que diga un médico. como siempre digo, los médicos son seres humanos, pueden cometer errores, y por desgracia también hay muchos a los que no les importa lo que los pacientes digan, piensen o sientan (ya estoy harta de escuchar gente que se queja de que los médicos dicen que "es todo psicológico", "la fibromialgia no existe", "la artritis no existe" o que estamos imaginando todo. si les pasa eso, busquen otro médico. una cosa es ser hipocondríaco, y otra distinta es tener síntomas y que te despachen sin hacerte un análisis concluyente. agoten las instancias, no le crean al que se l@s quiera sacar de encima así nomás)

en muchos casos, puede hacer un abismo de diferencia detectar y tratar la enfermedad temprano. muchos efectos de estas enfermedades no tienen vuelta atrás, y aunque la tuvieran, la pasamos mal al pedo. insistan. investiguen, lean críticamente. no se queden con una sola opinión.

besos a todos.